Declararon Ciudadano Ilustre Provincial a José Saracano

noviembre 6, 2019

Los legisladores hicieron un reconocimiento a su trayectoria de servicio y ejemplaridad en los ámbitos social, cultural, deportivo y educativo, en el marco de la Ley Provincial nº 2.987.

(23-08-18) El homenaje al Señor José Sacarano destaca su labor educativa desarrollada durante más de cincuenta años constituyéndose en un auténtico embajador de la obra de Don Bosco con todo lo que para los integrantes de la gran familia salesiana esto representa.

La iniciativa llego a manos de los legisladores por pedido de una madre de la Institución Salesiana de Río Gallegos, que sin lugar a dudas cuenta con el apoyo de todos aquellos que alguna vez en su vida han tenido el placer de encontrarse con tan valiosa persona y pintoresco personaje, que con sus 81 años y convicciones intactas deja una profunda huella en los jóvenes, quienes a través de compartir charlas, juegos y actividades de esparcimiento descubren que el legado de Don Bosco está vivo en nuestro querido “Saracano”.

Nació un 29 de febrero de 1936 en Italia y en medio de los albores de la segunda guerra mundial se vio obligado a emigrar junto a sus padres y dos hermanos a nuestro país. Fueron unas de las primeras familias en radicarse en Río Turbio allá por 1949. Al poco tiempo, con su hermano varón fueron internados como pupilos en el Colegio Salesiano de Río Gallegos durante un año, momento en el cual fue enviado a Buenos Aires (Bernal) para continuar allí sus estudios, en otro colegio salesiano, comenzando allí sus primeras armas, estudiando sin darse cuenta que se a poco descubrió lo era un seminario despertando de a poco la vocación de querer ser salesiano. Finalizando el tercer año del secundario se vio en la necesidad de decidir si quería ser sacerdote o laico consagrado, optando por ésta última opción.

Entre 1962 y 1970 fue enviado a la localidad de Puerto Deseado donde desarrolló sus primeras experiencias como docente y salesiano, y desde entonces transcurrió toda su carrera en Río Gallegos, siendo incluso profesor de italiano en el Colegio República de Guatemala entre el ‘73 y el ’82.

En 1975 cuando se abrió el Centro Polivalente de Arte fue uno de sus primeros docentes y a su vez alumno para obtener el título que lo habilitara a la enseñanza artística.

En 1983 un cambio de destino lo llevó hasta Río Grande para posteriormente, en 1987 retornar a Puerto Deseado donde permaneció hasta el año 2000, momento en que nuevamente fue trasladado a Río Gallegos donde hasta el día de hoy nos honra con su presencia.
Si bien la existencia de la Ley Provincial nº 2987 establece un mecanismo que debe desarrollarse para que un vecino sea distinguido con ésta declaración, los diputados consideraron que en función del reconocimiento efectuado en la Honorable Cámara de Diputados de la Nación y los requisitos y motivos que se detallan en la normativa vigente, han sido plenamente satisfechos y solo basta remitirse a la breve y resumida biografía descrita precedentemente mas los testimonios que hoy se pueden recolectar entre quienes han transitado en algún momento de su vida por la querida Institución Salesiana.

Saracano, tiene una gran calidez humana y su pasión por compartir con niños y jóvenes, que a través no solo del deporte y el juego, sino también de la palabra amena y oportuna, fue, es y será reconocido como ese amigo incondicional, fiel a su estilo aventurero y audaz que sin lugar a dudas ha impreso su legado en cientos y cientos de jóvenes de alumnos salesianos que han sabido compartir con él sus juegos y ocurrencias, motivo por el cual descontamos el apoyo de nuestros pares para la sanción de la presente iniciativa.

Relacionado: